CAKE POPS NAVIDEÑOS


Por fin me decidí a hacer cake pops!! Y aunque no es para nada difícil, tienes que cogerle la técnica. Para cuando le cogí el punto prácticamente se terminó la masa por lo que prometo repetir y darle un  mejor acabado. La verdad es que cuando los terminé estaba muy frustrada. No me gustaban nada como habían quedado, les he encontrado mil y un fallos, pero teniendo en cuenta que he aprendido en vídeos y que a mis hijos les encantaron estos "renos" y duraron un par de horas, me he animado a subirlos. De sabor sí que sí, están riquísimos, así que no dejéis de intentarlo y de poner a prueba vuestra creatividad a la hora de adornarlos. Os dejo como fue mi primera experiencia...


250 gr de restos de bizcocho
125 gr de queso Philadelphia o mascarpone
1 cucharada de cacao puro
1 cucharada de mantequilla
100 gr de chocolate negro de cobertura
Galletas pretzel
Ojos de azúcar
Mini lacasitos rojos
Estrellitas o copos de nieve de azúcar
Palitos de cake pops


Usamos restos de bizcocho que tengamos ya un poco duro. Desmenuzamos con las manos hasta dejarlo hecho migas finas. Volcamos el queso de untar o mascarpone y mezclamos con una cuchara. Cuando empiece a hacerse una masa, podéis usar las manos. Como a mi hijo pequeño le gusta mucho el chocolate, decidí hacer algunos con la base de bizcocho de chocolate, así que separé la masa en dos mitades y a una de ellas le eché la cucharada de cacao. Hice las bolas, procurando que todas fueran más o menos iguales de tamaño y las coloqué en una cubitera de silicona. Cuando todas estuvieron hechas, las dejé reposar una hora en el frigorífico para que se endurecieran y a la hora de pincharle el palillo estuvieran más resistentes. Mientras tanto vamos derritiendo el chocolate al baño María colocando un bol con el chocolate y una cucharada de mantequilla encima del vapor de una cacerola con agua hirviendo. 
Sacamos los cake pops del frigorífico y mojaremos primero uno de los extremos del palito y pincharemos las bolas y volvemos a poner en el molde. Así haremos con todos. Una vez todos los palitos pinchados, volvemos a meter en el frigorífico unos 5 minutos para que se adhiera por completo a los cake pops. Ya sólo queda meter los cake en el bol de chocolate e intentar cubrir toda la superficie. Darle un par de golpecitos en el borde para que escurra el chocolate sobrante y pincharlos en un corcho para que se solidifique un poco. Si no tenéis corcho podéis ponerlos en un tarro lleno de azúcar o como yo hice en los agujeritos de un cartón de huevos. Dejarlos apenas unos 30 segundos y pegar los adornos. Si el chocolate se va poniendo espeso podéis volver a calentarlo al baño maría para que esté más líquido. Yo los de bizcocho normal los decoré como renos y los de bizcocho con cacao le hice estrías con una espátula para diferenciarlos. Es probable que alguno se os parta porque el chocolate empiece a ponerse más sólido o que clavéis más de la cuenta el palito y os salga por arriba. Prometo que me esmeraré en dejar la cobertura mejor acabada.  Como fue algo improvisado en casa, pensé en presentarlos a la mesa pinchados en estas copas rellenas de azúcar  que adorné con estrellitas y copos de nieve de azúcar, pero podéis ponerlos con un lacito atado o forrar una macetita de tela navideña o pintarla de colores divertidos y pincharlos en una esponja verde que tapamos con espumillón. Todo es imaginar y crear... Al final, a pesar de mi enfado inicial creo que no quedaron tan mal para ser la primera vez. Son bien vistosos y de sabor están cremosos, dulces y buenísimos. Animaros y hacedlos para estas fiestas, a los niños les encantan. Buen provecho!




Comentarios