VASITOS DE PISTO DE VERDURAS AL ALIOLI CON BASTONES DE PATATAS


La receta de hoy la podéis usar tanto como de entrante, tapa,  primer plato o plato único dependiendo del tamaño del vaso o si lo presentáis en un plato. En este caso, he usado unos vasos medianos como entrante, aunque como os digo podéis presentarlo en vasos de chupito en una bandeja si tenéis alguna reunión familiar o social en la que tengáis muchos invitados. Lo bueno que tiene el pisto es que está rico tanto frío como caliente por lo que igual os sirve para invierno como para verano y además de fácil es muy socorrido. A mí me gusta más en verano bien fresquito y cómo sólo me gusta a mí en casa, suelo hacer bastante y lo congelo en tuppers, así siempre tengo algo de verdura listo para comer. La combinación con el alioli le da un toque especial, aunque también podéis probarlo echándole un chorrito de PX casi al final de la cocción que lo caramelizará y hará el contraste de sabores aún más interesante. Os dejo la receta. Seguro que os gusta!


Para el pisto de verduras

1 cebolla
2 pimientos verdes italianos medianos
250 gr. de calabaza
3/4 kg de tomates maduros
un chorrito de PX (opcional)
aceite de oliva
sal


Para el alioli

1 huevo
1 diente de ajo
1 vaso de aceite de oliva
el zumo de medio limón
sal

Para los bastones de patatas

1 patata grande
aceite de oliva
sal

Empezamos preparando el pisto, troceando toda la verdura. A mí particularmente me gusta que los trozos no sean muy pequeños para saborearla en cada bocado, pero eso ya depende del gusto de cada uno. Empezamos pelando y cortando la cebolla. Quitamos las semillas y troceamos los pimientos. La calabaza también la cortamos en taquitos. E igual hacemos con los tomates. Ponemos aceite a calentar y vamos friendo la verdura por tandas, hasta que no esté bien pochada una, no echaremos la siguiente. Primero echaremos los pimientos, luego la cebolla y por último la calabaza. En esta ocasión, he usado la calabaza porque está en plena temporada y su sabor dulcifica bastante la acidez del tomate, por esto no he usado PX, pero quién quiera puede sustituir la calabaza por el calabacín y echarle el vino o igualmente usar calabaza pero el sabor será bastante intenso, bastante dulce. Trituramos el tomate en la batidora y cuando haya rehogado un poco la calabaza, lo incorporamos a la sartén. De esta manera, al estar líquido hará que cueza la calabaza y se ponga tierna.Dejamos que cuezan todas las verduras juntas a fuego lento para que se vaya deshaciendo en la cocción. Cuando el tomate haya reducido bastante agua, será el momento de echarle el PX si hemos optado por él. Se pone a punto de sal y se deja que reduzca todo hasta quedarse en el aceite inicial. Se retira y reservamos.
A continuación, ponemos aceite de oliva a calentar en una sartén pequeña para freír los bastones. Pelamos y cortamos la patata en rodajas gruesas y luego en bastones. Añadimos sal, unas gotas de agua, removemos y cuando el aceite esté bien caliente freímos las patatas. Se dejan escurrir en papel absorbente.
Ahora, hacemos el alioli. Para esta receta, usé uno hecho ya que a los niños no les gusta y no acabo de coger la medida para hacer poca cantidad y al final siempre me sobra y tengo que tirarla, pero os dejo aquí como se hace. Pelamos y cortamos el ajo en rodajitas en el vaso de la batidora junto con el huevo (mejor recién sacado del frigorífico, así emulsionará mejor) y buen chorreón de aceite y sal. Batimos sin levantar la hélice del vaso hasta que veamos que va haciéndose la mayonesa. A continuación seguimos incorporando el aceite poco a poco casi en un hilo para que vaya cogiendo cuerpo y emulsione. Casi cuando tenga el espesor deseado se echa un chorrito de limón o vinagre y se bate un poco más. Lo único malo al ser casera es que no debemos de dejarla más de 2-3 días en el frigorífico.
Una vez todo preparado, sólo queda rellenar los vasos. Primero con una capa del pisto de verdura, echamos por encima un poco de alioli y coronamos con 2 bastones de patatas fritos y listo. Si vais a prepararlo en temporada de verano, dejar refrescar tanto el pisto como el alioli en el frigorífico hasta la hora de servir y freír los bastones justo antes de llevarlos a la mesa. Sea de la manera que sea, está de rechupete. Buen provecho!










Comentarios