LOMOS DE ATÚN EN SALSA DE GAMBAS

Si ayer tocó un delicioso plato de carne para estas fiestas, hoy toca uno de pescado también muy fácil de hacer y no menos rico. Podéis dejar la salsa hecha el día de antes y hacer el pescado justo antes de servir a la mesa, lo que apenas os quitará tiempo de disfrutar y conversar estos días de reuniones en familia o entre amigos y su sabor os aseguro que os encantará. Os dejo los ingredientes...

4 lomos de atún frescos
250 gr de gambas crudas
2 dientes de ajo
media cebolla
50 ml de vino blanco
100 ml de caldo de cocer las gambas
1 cayena o guindilla (opcional)
aceite de oliva
sal

Empezamos pelando las gambas y las reservamos. Las cáscaras y las cabezas las pondremos a cocer en una cacerola con agua unos 20 minutos. Colamos el caldo en un chino y machacamos con la maza para extraer todo el jugo posible de las cabezas. Reservaremos también ese caldo. Cortaremos ahora el ajo laminado y la cebolla muy picadita. Pondremos una sartén con aceite de oliva al fuego y rehogaremos el ajo y la cebolla. Cuando estén bien pochados añadimos las gambas. Salteamos unos minutos y agregamos el vino y el agua de cocción de las gambas. Dejamos cocer unos minutos para que reduzca la salsa. Cuando haya reducido su volumen a la mitad, volcamos todo el contenido de la sartén en el vaso de la batidora y trituraremos las gambas con el sofrito hasta obtener una salsa fina y suave. Podemos reservar alguna gamba para adornar luego el plato. Reservamos la salsa. Si no váis a consumir el atún al momento, podéis echar la salsa en algún recipiente y esperar a que enfríe para cerrarlo y guardarlo en la nevera hasta el momento en que lo vayáis a comer. Con un calentón de sartén o microondas, estará lista.
Ya sólo nos queda pasar los lomos a la plancha. Yo no suelo usar aceite cuando se trata de pescado azul. Está más jugoso hecho sobre su propia grasa. De todas formas, cuidad de que no quede muy hecho, ya que el atún tiende a quedarse muy seco y se hace un poco "ahogadizo" de comer. Tiene que estar en su punto, dorado por fuera, pero jugoso por dentro. Dáis un par de vueltas en la sartén y no necesita más. Para emplatar, ponéis una base de salsa de gambas y encima el lomo de atún con unos granos de sal gorda. Si lo queréis adornar, podéis ponerle alrededor como os dije antes alguna gamba y espolvorearlo con perejil picado y ya estará listo. Plato fácil, rápido y con un sabor increíble. Buen provecho!





Comentarios