ESTOFADO DE CARNE CON PATATAS

Hace unos días, hubo alguien que me dijo que había muchos platos de toda la vida que no sabía hacer, que siempre que los comía era en casa de su madre, guisos de los de toda la vida. En cambio si sabía de recetas más novedosas porque era lo que encontraba en blogs y webs de cocina. Así que se me ocurrió que en este mes, con eso de la cuesta de enero, sería buena idea colgar algunos platos de los de siempre que nos recuerdan a nuestros tiempos  de niños cuando volvíamos del colegio, o a mi, al menos eso es lo que me evoca. La receta de hoy la he hecho con magro de cerdo, pero se puede hacer igualmente con ternera o con costillas de cerdo que también hacen de este estofado un plato de categoría. Os dejo los ingredientes....

1/2 kg de magro de cerdo
3 patatas grandes
3 zanahorias
1/2 kg de alcachofas
1/2 cebolla
1/2 pimiento verde
1/2 kg de tomates maduros
1 diente de ajo
un vaso de vino blanco
caldo de carne o agua
azafrán
pimienta blanca
3 hojas de laurel
nuez moscada
aceite de oliva
sal

Primero cortamos finamente todas las verduras del sofrito, el ajo, la cebolla y el pimiento verde. Los tomates los pelaremos y trituraremos en la batidora y la carne la limpiaremos de grasa y fibras indeseables. Iremos rehogando en aceite de oliva, primero el pimiento, la cebolla y el ajo  y cuando esté bien pochado todo, verteremos los tomates triturados. Dejaremos freír unos minutos y añadimos la carne. La dejaremos que selle unos minutos mezclada con el sofrito. A continuación, vertemos el vino blanco. Esperamos unos minutos a que se guise la carne y evapore el alcohol del vino. 
Mientras, iremos cortando y preparando la verdura que acompaña a la carne. Pelaremos y cortaremos las zanahorias en rodajas, las patatas en tacos, y a las alcachofas les quitaremos todas las hojas duras y dejaremos sólo el corazón cortado por la mitad. Cuando la carne se vaya quedando casi sin líquido, añadiremos las patatas y las zanahorias y rehogaremos unos minutos. Será el momento de sazonar, espolvorear nuez moscada, un poco de azafrán y una pizca de pimienta blanca. Lo completaremos con unas hojas de laurel que le da un sabor riquísimo. Para que se haga el guiso, tan sólo nos queda añadir agua o caldo de carne y dejar que se guise todo el conjunto. Yo lo suelo hacer en la olla a presión porque siempre voy con prisas y os aseguro que el resultado es igual que en un guiso a tiempo normal. La dejo 15 minutos a partir de que empiece a salir vapor. Retiramos, abrimos la olla, comprobamos de sal e incorporamos las alcachofas. Volvemos a cerrar y se guisará el estofado otros 5 minutos más. Si usáis una cacerola u olla normal, tendréis que dejarlo una media hora haciendo chup chup a fuego medio, y cuando añadáis las alcachofas dejáis guisar el estofado otros 15 minutos. Este es un guiso de los que saben mejor hechos de un día para otro porque se asientan sabores y el caldo tiende a espesarse más con el almidón de la patata después de hecho. Así, que sólo tenéis que probar a hacerlo y tendréis un plato calentito que os arreglará el cuerpo en un día de frío. Buen provecho!


Comentarios