BOMBONES AL CARAMELO CON FLOR DE SAL

Un regalo que siempre gusta es una caja de bombones para cualquier celebración que se precie, y el Día de la Madre es perfecto para ello. Sí tengo que aclarar antes de empezar, que éstos no son bombones realmente. Hoy en día en la red hay muchos blogs y páginas de cocina que hablan de lo fácil que es hacerlos caseros y para nada es así. Lo que yo hago en esta receta (igual que publican en muchos sitios) es derretir chocolate y volcarlo en algún molde para darle forma. El resultado es bueno, pero no son realmente bombones.
El chocolate para trabajarlo hay que atemperarlo y es algo complicado que yo no acabo de controlar. El atemperado del chocolate sirve para recristalizar la manteca del cacao. Una vez que ésta se funde no consigue una forma cristalina estable, por eso hay que pasar el chocolate por un ciclo de temperaturas que hace que la manteca vuelva a ser estable cuando endurezca. Así conseguiremos que sea crujiente de nuevo y se funda en la boca. Si lo hacemos como yo en la receta, podemos hacer bombones que den el apaño, para el momento, pero no tiene brillo, no cruje y se funde con facilidad al contacto con los dedos. Aclarado esto, si os digo cómo hacer estos bombones que están buenísimos de sabor por el contraste con la flor de sal. Os dejo la receta...

1 tableta de chocolate con leche al caramelo Valor
Flor de sal o sal en escamas

El chocolate que he usado es éste de la foto. Otra opción es hacer la cobertura de chocolate negro y el relleno de salsa de caramelo salado, pero es más lioso y con éste apenas tiene trabajo y de sabor es muy parecido. Lo troceamos y derretimos en el microondas en varios golpes de 20-30 segundos.
Para darle forma he usado este molde para hacer bombones, pero si no tenéis podéis usar una cubitera de silicona si tenéis. En el fondo de cada hueco pondremos unas cuantas escamas de sal. Volcamos el chocolate derretido sobre el molde y con una espátula quitamos el sobrante pasándola por encima. Golpeamos con suavidad el molde sobre la encimera para disolver las posibles burbujas de aire.


Metemos en el frigorífico para que solidifique mínimo 2 horas. Al desmoldarlos, tened cuidado de no manipularlos mucho con las manos o se quedarán las huellas y se reblandecerá. Os aconsejo que los saquéis justo a la hora de consumir. Buen provecho!!


Comentarios