GALLETAS "PETIT ECOLIER" CON AROMA A ROSAS 

Os presento unas galletas "petit ecolier" que son realmente adictivas. La idea la cogí del blog Sophie Bakery y son de ese tipo de galletas que siempre gustaron en casa. Originariamente surgieron cuando la marca Lu sacó unas galletas cubiertas de chocolate con un pequeño colegial o "petit ecolier" grabado en el chocolate. Tuvieron mucho éxito entre los niños y a partir de ahí se denominan así a las galletas cuya base es de mantequilla cubiertas de chocolate blanco o negro con el dibujo que sea grabado.
Cuando salió la primera rosa de mi patio olía tan bien que pensé como quedarían unas galletas que olieran a rosas combinadas con chocolate blanco. Indague en la red y las encontré en el blog que he citado antes. Con algunas modificaciones conseguí hacerlas. Aquí os dejo la receta...

125 gr mantequilla temperatura ambiente
125 gr azúcar glass
1 huevo
300 gr harina
15 ml leche
50 gr pasta de rosas
200 gr chocolate blanco

Con estos ingredientes teneis para unas 20 galletas según el molde que useis. Primero mezclamos la mantequilla con el huevo. Cuando esté mezclado, añadimos el azúcar y batimos hasta que quede una crema suave. Echamos la pasta de rosas e integramos. Vamos volcando la harina en varias veces y amasamos hasta que quede todo bien mezclado. Le añadimos la leche al final para que compacte. La bola resultante la ponemos entre 2 papeles sulfurizados y estiramos con un rodillo hasta dejarle un grosor de 0,5 mm. La lámina de masa la dejamos reposar en la nevera hasta que esté bien dura.
La sacamos y cortamos con un cortapastas como este de la marca Silkiomart que trae los moldes compañeros para el chocolate. Aprovechando que está cerca el día de la madre decidí usar éstos con forma de corazón.


Las vamos poniendo sobre una bandeja forrada de papel sulfurizado. Horneamos a 180° unos 8-10 minutos sin que lleguen a dorar o perderan el color rosado. Dejamos unos minutos en la bandeja y pasamos a una rejilla hasta enfriar por completo. Las vamos pasando a una caja hermética donde las guardaremos. Ya así están buenísimas, con el chocolate mucho mejor, aunque tengo que reconocerlo, son una bomba calórica.



Para el chocolate troceamos una tableta y derretimos en el microondas en golpes de 20 segundos. Yo he usado estos moldes para hacer las laminas de chocolate blanco.


Los cubrimos por detrás de chocolate y metemos en el frigorífico para que endurezca. No os olvidéis de darle unos golpecitos al molde contra la encimera de la cocina para disolver posibles burbujitas de aire. Con las prisas se me olvidó hacerlo y luego afean bastante. Desmoldamos cuando esté bien sólido y con un cuchillito recortamos los filos. Esos recortes se vuelven a derretir y nos servirán de "pegamento" para unir el chocolate a la galleta. Untamos una gotita y dejamos las galletas listas para devorarlas. Son adictivas, estáis avisados. Buen provecho!!


Comentarios