TARTAR DE FUET CON PASAS A LA VINAGRETA DE MOSTAZA Y MIEL

De la amplia geografía de los embutidos que se elaboran en España, el fuet ocupa un lugar de privilegio. Así lo demuestran las cifras, casi 3.000 millones de euros facturaron las grandes superficies con la venta de elaborados cárnicos en el último año, de los cuales casi un 14% corresponde a la categoría que engloba al fuet tras los dos líderes indiscutibles del sector: el jamón cocido y el curado. Si bien es cierto que esta cifra corresponde al fuet de fabricación industrial, esto no desmerece el prestigio del producto, que los charcuteros de la plana de Vic y otras comarcas del Prepirineo catalán continúan elaborando según una antigua tradición.
El fuet es el hermano pequeño de la llonganissa (nada tiene que ver con la longaniza que se produce en otras regiones, entre otras cosas porque no incorpora pimentón), y primo de otras chacinas arcaicas, como la secallona, el espetec o la sornalla.


Tienen orígenes remotos, probablemente romanos, y se elabora a partir de carnes de cerdo picadas, sal y pimienta. Se debe servir entre 17 y 20º y para saborearlo como es debido se recomienda hacer un corte de 5 mm por rodaja, y si se ha sacado del frigorífico dejarlo una hora a temperatura ambiente antes de consumir para así disfrutar de todo su sabor. Al ser un producto natural, su peso es siempre aproximado, sobre los 200 gr.


Una pregunta que muchos de nosotros nos habremos hecho más de una vez justo antes de cortarlo es ¿se come con piel o sin ella? El tipo de piel, es el quid de la cuestión. En el caso de ser sintética la tripa que recubre la carne, no hay duda, lo más recomendable es quitarla ya que en muchos casos ésta no es ni tan siquiera apta para su consumo. Por el contrario, si se trata de tripa natural, puede mantenerse, incluso algunas voces tildan de necesaria ya que indican que le aportan algo especial, un toque diferente que hace único a este embutido. La decisión final es vuestra y disfrutarlo cortado en finas lonchas, gruesas, al biés, en tacos o en trocitos diminutos como es necesario para la receta que os traigo hoy. Un tartar de fuet superfácil que estoy segura que repetiréis en más de una ocasión. Os dejo la receta...

Medio fuet
Un puñado de pasas
4 cucharadas de mayonesa
3 cucharadas de miel
1 cucharada de mostaza antigua
Gotas de zumo de limón

Quitamos la piel del fuet y lo picamos muy menudo. Podéis usar un robot o trituradora si queréis, aunque yo prefiero hacerlo a cuchillo. Picar las pasas igual de menudas y mezclamos con el fuet. En un bol aparte mezclamos la mayonesa, miel, mostaza y unas gotitas de zumo de limón hasta quedar una salsa homogénea. A la mezcla de fuet y pasas le añadimos varias cucharadas de la salsa pero sin que nos quede demasiado mojado porque no emplataríamos bien. Emplatamos con aro y regamos con salsa encima y alrededor. Podemos picar cebollino para decorar. Fácil y delicioso. Buen provecho!!



Receta adaptada de Loleta

Comentarios