COCA DE RECAPTE

Hoy quiero hacer un homenaje a Cataluña y su gastronomía. Tenemos la suerte de vivir en un país en el que cada comunidad tiene sus características y es distinta del resto, pero en todas, todas tienen una cocina estupenda. Muchas veces nos empeñamos en hacer recetas de otros países, yo la primera, cuando nos queda un mundo por descubrir de platos y recetas de nuestro país. Este verano he hecho propósito de enmienda y antes de de ir a buscar el plato perfecto más allá de nuestras fronteras, quiero en mis blogs acercarme mucho más a la gastronomía nacional y descubrir todos aquellos platos desconocidos para muchos, como yo, que son una auténtica delicia como esta coca, por ejemplo.



La coca de recapte es una coca salada típica de Cataluña. Se consume y elabora principalmente en las provincias de Gerona, Barcelona, Tarragona y Lérida. Consiste en una coca hecha con masa de pan, cubierta de escalivada (pimientos, berenjenas y cebollas asadas al horno), a la que se le pueden añadir diversos ingredientes, principalmente sardina, arenque o butifarra.  Su origen es confuso, aunque algunos lo atribuyen a la época de dominación romana de Hispania, por su gran similitud con las pizzas italianas aunque también se habla de su posible origen árabe. Hay quiénes dicen que viene de las comarcas de Tarragona, mientras que otros afirman que nació en la Noguera (Lleida).


Lo que sí es seguro es que sus orígenes son muy humildes: las mujeres llevaban las verduras que querían poner en su coca al panadero y él les preparaba la coca de recapte. La palabra recapte en catalán hace referencia a la provisión de alimentos que se conseguían del huerto, es decir, la coca se hacía antiguamente, con lo que se recogía del huerto. La coca ha sido históricamente una receta que, quizás con los mismos orígenes humildes de la pizza, era el menú habitual en las clases populares de muchos pueblos del Mediterráneo. Así esta comida se podría considerar prima de la focaccia italiana, la fougasse y la pissaladière provenzal.


Dentro de los territorios de habla catalana, existen cocas de verduras muy similares pero con otras denominaciones. Así una coca enramada es una variedad exclusiva de la comarca tarraconense del Baix Penedès, la coca de trempó es típica de las Baleares, en la Comunidad Valenciana se puede comer la coca d´espencat, aunque si es con tomate se la conoce como la coca de mullador, también en esta comunidad encontramos la coca d´Alcoi, y finalmente, ya en el interior, es muy conocida la torta de pimientos de Alcañiz en el Bajo Aragón.
Como veis, es una coca con mucha tradición e historia y os aseguro que está buena no, más que buena, buenísima. Si  podéis, hacer la coca con masa de pan, que está mucho mejor, pero si queréis la versión exprés, usad una plancha de hojaldre. Os dejo la receta y me contáis...

Para la masa
475 gr harina
240 ml agua templada
1 cubo de levadura fresca de 25 gr
1 cdta de aceite de oliva
1 cdta sal

Para la escalivada
Cebollas
Berenjenas
Pimientos rojos
2 dientes de ajo
Aceite de oliva
Sal

Sardinitas en aceite

Empezamos asando las verduras. Podéis incluso hacerlo el día anterior y dejarlas preparadas para cuando vayáis a hacer la coca. Envolvemos los pimientos rojos en papel de aluminio, cortamos las berenjenas por la mitad y las cebollas en rodajas gruesas o por la mitad. Ponemos sobre la bandeja del horno y dejamos que se asen una hora aproximadamente a 200º. Si queréis podéis añadir más verdura como tomates o calabacín, aunque ya no sería la escalivada auténtica que sólo lleva estos 3 ingredientes.
Cuando estén asadas, sacamos del horno y dejamos templar. Pelamos los pimientos y cortamos en tiras, sacamos la carne de las berenjenas y las cortamos también en tiras y cortamos en trozos las cebollas. Ponemos las tres verduras en un bol. Le añadimos los dientes de ajo muy picaditos y aliñamos con aceite y sal. Removemos y podemos dejar reservado en la nevera hasta que la usemos.
Para la coca, empezaremos por desleír la levadura en el agua templada. Removeremos bien con la mano hasta que esté disuelta por completo. En un bol pondremos la harina, aceite y sal. Haremos un hueco en el centro y echamos el agua con la levadura. Empezaremos a amasar hasta que la masa quede lisa. Haremos una bola. Pintamos con aceite de oliva un trozo de film transparente y envolvemos la masa con él. Dejamos reposar 30 minutos.
Pasado el tiempo de reposo, estiramos la masa con el rodillo hasta dejarla lo más fina posible. Podemos cortar en cuadrados, rectángulos o incluso en porciones individuales, como os guste más. Pintamos con huevo batido. Colocamos encima la escalivada reservada y horneamos a 200ª unos 20 minutos. Sacamos y ponemos encima las sardinitas. Lista! A disfrutar de esta maravilla catalana. Buen provecho!







Comentarios